comida navidad

Recomendaciones nutricionales para Navidad

La Navidad es una época de celebración, en la que en todos los hogares las familias se reúnen en torno a la mesa. Las comidas o cenas con amigos, compañeros y familiares son tradicionales, y una buena forma de celebrar la Navidad, Nochevieja y Año nuevo.

En estas fiestas es habitual apartar las dietas, olvidarnos de las restricciones y hacer de los “excesos” algo habitual. Tanto es así que, según estimaciones de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, al finalizar estas fiestas habremos aumentado nuestro peso en torno a 1,5 ó 2 kg de media.

También se ha objetivado un incremento de las atenciones en los servicios de urgencias por descompensaciones de patologías de base (Hipertensión Arterial y Diabetes) y por episodios de patología digestiva (gastritis, cólicos biliares y pancreatitis).

Con esta información no pretendemos dar un tinte alarmista a estas fiestas, sino proporcionar algunos consejos con los que poder prevenir todos estos posibles incidentes, y que podáis disfrutar de la mejor manera posible la época navideña.

comida navidad 2

Así, nuestras recomendaciones dietéticas y nutricionales son las siguientes:

Debemos mantener nuestros hábitos alimenticios.

Es importante no saltarse ninguna comida, pensando en la cena de Navidad o Nochevieja, debemos repartir la ingesta total en 5 comidas diarias.

Al saltarnos alguna de las comidas, o mantener un prolongado periodo de ayuno, el nivel insulínico se eleva y con ello conseguimos un efecto “rebote” en la siguiente ingesta, “almacenando” más calorías de las debidas.

Se recomienda seguir una dieta variada, sin restringir ningún alimento (salvo que existan patologías concretas que lo contraindiquen) aunque en cantidades moderadas y sin exceder unos límites razonables.

Un buen truco es utilizar platos más pequeños y no repetir, aunque nos cueste un poquito.

Mantener un consumo de alcohol prudente y moderado, teniendo en cuenta que el alcohol no solo produce problemas de salud, sino que también aporta gran cantidad de “calorías vacías”.

Beber agua abundante durante la ingesta minimiza sus efectos, ya que ayuda a depurar el alcohol consumido y la eliminación de sus metabolitos.

Elaborar un menú equilibrado, teniendo en cuenta que si el plato principal es graso, debemos compensarlo con unos entrantes y postres ligeros.

Evitar las salsas industriales, que habitualmente tienen más contenido graso, y utilizar salsas de elaboración propia y/o vinagretas.

Incluir en el menú verduras y frutas ayudará a hacerlo más saludable.

No olvidéis incluir entre los propósitos para el Año Nuevo:

  • Realizar ejercicio moderado y de forma regular
  • Incrementar el consumo de frutas y verduras
  • Repartir la ingesta total diaria en 5 comidas
  • Aumentar el consumo de pescados y carnes magras (ricos en grasas saludables)
  • Beber más agua y limitar el consumo alcohol y bebidas azucaradas

Y, lo más importante, ¡feliz Navidad!

Deja un comentario