Hábitos cardiosaludables en la tercera edad

Adoptar hábitos de vida cardiosaludables en personas de edad avanzada es de vital importancia, ya que pueden ayudar a prevenir la posterior manifestación de enfermedades cardiovasculares tales como infarto de miocardio y accidente cerebrovascular, entre otras.

Aparte de los aspectos no modificables, como la herencia genética, existen otros riesgos para la salud del corazón cuyos efectos negativos podemos evitar y por ello, a continuación, damos cuatro claves que ayudaran a instaurar una buena salud cardiovascular:

El importante papel de la alimentación

Seguir una dieta sana y equilibrada, distribuida en cinco tomas y con una ingesta calórica calculada según las necesidades de cada individuo, además una abundante hidratación es esencial para el disfrute de buena salud física y mental. Se debe moderar o eliminar el consumo de tabaco, alcohol y té. Y, por último, no hay que olvidar que el envejecimiento afecta también a la cavidad oral, por lo que hay que extremar el cuidado de los dientes.

Actuar contra el sedentarismo

Hay varias actividades las cuales podemos combinar para modificar un hábito de vida sedentario:

  • Caminar a diario (son recomendables cuatro tiempos de 15 minutos cada uno), midiendo el umbral del esfuerzo en la posibilidad o dificultad de mantener una conversación durante el ejercicio.
  • Nadar un par de veces a la semana es un ejercicio muy completo, donde el agua actúa como elemento facilitador del movimiento articular y muscular.
  • Bailar o realizar ejercicios aeróbicos suaves con música son actividades desestresantes.
  • Uso de la bicicleta estática dos o tres veces por semana durante 20-30 minutos.

Apoyo social

Para evitar el descuido de la salud y el aislamiento que conlleva a la inactividad física y mental es necesario la implicación de sus seres queridos, de esta forma se favorece el grado de cumplimiento de las recomendaciones y educación sanitaria facilitada por los profesionales sanitarios que le atienden.

Intervenciones terapéuticas (Fisioterapia, Psicología, médicos especialistas, etc)

Acudir a ellas siempre que sea necesario para llevar controles rutinarios, aliviar sintomatología y como recursos terapéuticos.

 

Deja un comentario